SSD para portátil: ¿escojo NVMe o mejor SATA? ¿Cuál es compatible?

0

El almacenamiento es uno de los apartados que más influyen en el rendimiento de un PC. En los últimos años, los discos duros mecánicos han sido desplazados y ha dejado paso a los SSD. Las diferencias entre ambos sistemas son notables y quedan plasmadas en esta completa guía que publicamos hace algún tiempo. Con todo, es posible que ya hayas decidido que buscas un SSD para portátil en tu ordenador. Pero, ¿es mejor elegir uno NVMe o SATA? ¿Qué diferencia hay entre ambos? ¿Cómo saber con qué sistema es compatible tu ordenador?

Todas estas cuestiones quedan resueltas en los siguientes apartados. Sigue leyendo para descubrir cuál debe ser el SSD para portátil que debes comprar. Asimismo, te desvelamos todo lo que se esconde tras las siglas NVMe y SATA y si ambas influyen realmente en el rendimiento final del equipo.

Diferencias entre NVMe y SATA en un SSD para portátil

Comenzamos abordando una de las cuestiones principales de este artículo. ¿Cuál es la diferencia real entre NVMe y SATA en un SSD para portátil?

Qué es NVMe

NVMe son las siglas de la expresión en inglés Non Volatile Memory Express. Con ella nos referimos a las memorias que permiten el almacenamiento de datos en una memoria flash a través del conector PCIe de la placa base. Este tipo de unidades fueron lanzadas al mercado en el año 2013 y destacan principalmente por su buen rendimiento.

Entre sus características principales nos encontramos con la utilización de la tecnología flash para la lectura y escritura de datos. Por otro lado, son capaces de enviar hasta 64.000 comandos por cola, lo cual permite un menor consumo de recursos. Sumado a esto, debes saber que tienen una comunicación más directa con el procesador y una latencia muy ajustada. Finalmente, cuentan con la posibilidad de realizar 1 millón de operaciones de entrada y salida por segundo. Ahí es nada.

Qué es SATA

SATA o Serial ATA es una interfaz de conexión que se emplea para la comunicación entre la unidad de almacenamiento, es decir, el SSD para portátil y el resto del sistema. Son mucho más antiguas que las NVMe. Debemos remontarnos al año 2003 para ver los primeros discos duros que utilizan este bus para la recepción y el envío de datos.

Por supuesto, los discos duros poco a poco fueron perdiendo posiciones frente a los SSD para portátil y equipos de sobremesa. El hecho de que vinieran con una conexión SATA les permitió ser compatibles con los equipos que ya había en el mercado. Este hecho ha propiciado que cambiar un HDD por un SSD sea relativamente fácil.

Entre las características más relevantes de los SSD SATA nos encontramos, precisamente, con su alta compatibilidad, incluso en equipos con más de una década de antigüedad. Ofrecen un buen rendimiento en la mayoría de las ocasiones, con velocidades de transferencia que oscilan entre los 600 MB/s y los 750 MB/s. Por otro lado, destacan por su precio, convirtiéndose en una opción más económica que los NVMe.

Cuidado con el factor de forma al elegir un SSD para portátil

El factor de forma es una de las variables que deberías tener en cuenta antes de adquirir un SSD para tu portátil. ¿Qué aspecto tiene un NVMe y un SSD SATA? Veamos cuáles son las posibilidades.

Cómo es un NVMe


Un NVMe utiliza el tipo de conexión M.2. Su aspecto es como el de una tarjeta y únicamente tienen una mordedura en la zona de los contactos. Es necesario que te asegures de que tu portátil realmente es compatible con un NVMe M.2. En el mercado puedes encontrarte con unidades SATA M.2 que son muy parecidas, aunque en este caso incluye dos mordeduras en la zona de los conectores.

Cómo es un SSD SATA


Si hablamos de SSD SATA, aquí tendrás más opciones relacionadas con el factor de forma. Estos son todos los tipos que tienes a tu disposición:
  • Discos de 2,5 pulgadas. Este es uno de los tipos de SSD SATA más comunes. Buscan imitar a los discos duros tradicionales con el objetivo de ofrecer compatibilidad. Por eso, su aspecto físico es similar.
  • SSD M.2. Se parecen a los NVMe y se conectan mediante el puerto M.2. Como ya te hemos explicado, existen diferencias entre ambos que debes tener en cuenta antes de adquirir un nuevo SSD para portátil.
  • Add-In Card (AIC). Estas se encuentran entre las SSD más rápidas y lo habitual es encontrarlas en equipos de sobremesa. Su mayor superficie los hace ideales para su uso en controladores RAID o GPU.
Cómo saber con qué SSD para portátil es compatible tu equipo

Después de analizar todas las cuestiones pertinentes, llega el momento de conocer el método más conveniente para saber qué tipo de SSD para portátil debes elegir. Todo se basa en la compatibilidad de la placa base con los diferentes puertos.

Existen varias posibilidades al respecto:
  • Que tu portátil tenga únicamente SATA.
  • Que tu equipo venga con un puerto M.2 y SATA.
  • Que tu ordenador disponga solamente de un puerto M.2.
¿Cómo saberlo? Tienes varias posibilidades:
  • Con un software de análisis de hardware. En la mayoría de las ocasiones, instalar una herramienta como HWinfo será más que suficiente para determinar los puertos que incluye la placa base de tu portátil. También es ideal si lo que quieres es saber el modelo concreto, puesto que eso te servirá para el segundo método.
  • Buscar en la web del fabricante. Consultar las especificaciones oficiales de la placa base de tu ordenador o de tu portátil te permitirá saber qué tipo de unidad de almacenamiento debes instalar.
  • Abrir la tapa del portátil. Esta es una de las formas más complejas y que más técnica requieren por tu parte. Aun así, nada te impide abrir tu equipo para comprobar qué tipo de SSD puedes instalarle.
  • Usa la base de datos de Crucial. Con esta web podrás conocer la compatibilidad de SSD que ofrece tu equipo.
El SSD para portátil es un componente indispensable para el rendimiento

No cabe duda que el SSD para portátil se ha vuelto un componente indispensable con el fin de mejorar el rendimiento de los equipos. Las opciones que tienen los usuarios hoy en día son variadas y, debido a esto, muchos se preguntan cuándo deberían elegir NVMe o SATA.

Simplificándolo mucho, nuestra recomendación es que te decantes por NVMe si buscas el mejor rendimiento. Por el contrario, SSD SATA es una buena manera de mejorar las prestaciones de un equipo sin llevar a cabo una gran inversión. En vista de esto, los NVMe son la elección correcta para grandes cargas de trabajo, como los videojuegos o la edición de vídeo, y los discos SATA son perfectos para tareas básicas, como la ofimática.
Tags

Publicar un comentario

0 Comentarios
* Por favor, no envíe spam aquí. Todos los comentarios son revisados ​​por el administrador.
Publicar un comentario (0)

#buttons=(Accept !) #days=(20)

Our website uses cookies to enhance your experience. Learn More
Accept !
To Top